martes, 8 de octubre de 2013


Afortunadamente, el virus ha mutado en mi, y ha causado que ningún horror me paralice. Me he convertido en cazadora de horrores, los he buscado en todas sus formas y me los he comido. Los he adquirido en mi organismo y con ellos todos sus mecanismos y estrategias. Ya no tienen poder sobre mí, son mis colaboradores.